Ventajas del aprendizaje experiencial para directivos - P+i
16582
post-template-default,single,single-post,postid-16582,single-format-standard,bridge-core-2.2.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-21.0,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

Ventajas del aprendizaje experiencial para directivos

El aprendizaje experiencial es, probablemente, una de las formas más naturales y primitivas de aprender. No sólo es la forma más instintiva de conseguir un conocimiento, sino que también es un modelo de aprendizaje capaz de ofrecer beneficios clave que otros tipos de formación no pueden alcanzar.

Ya en la década de los setenta, el teórico y docente estadounidense David Kolb desarrolló un modelo de aprendizaje basado en la experiencia. Pero ha sido en los últimos tiempos cuando esta metodología de aprendizaje ha comenzado a trasladarse con éxito al entorno empresarial.

Su aplicación en el ámbito directivo posibilita desarrollar habilidades y actitudes que permiten que empresarios y directivos crezcan y aceleren el aprendizaje, algo cada vez más necesario en un mundo donde el entorno VUCA se ha  generalizado.

Pero, ¿cuáles son las principales ventajas del aprendizaje experiencial dirigido a directivos?

El potencial que ofrece esta metodología de aprendizaje tiene múltiples beneficios para el directivo. Entre los más interesantes, destacan los siguientes:

  1. Experiencia y reflexión. La experiencia ayuda a generar conocimiento sobre uno mismo y este autoconocimiento nos permite tomar decisiones basadas en la reflexión. Así mismo, conocer las experiencias vividas por otros nos enriquece y nos ayuda a crecer como personas y como profesionales.
  2. Aprendizaje rápido. Aprendemos de las experiencias y tomamos decisiones basándonos en ellas, lo que hace que el aprendizaje sea más rápido. La interacción permanente entre la acción y la reflexión contribuye a agilizar el proceso de toma de decisiones.
  3. Mejora la confianza en uno mismo. Compartir experiencias abiertamente y en un entorno de confianza con otros empresarios y directivos refuerza nuestra confianza y estabilidad. Esta seguridad nos permite desarrollar capacidades y aptitudes que impulsan nuestra figura como líder.
  4. Relaciones sociales. La empatía, el intercambio de ideas y la escucha activa son aspectos que se ponen en práctica con el aprendizaje experiencial. Cambiar impresiones y escuchar otros puntos de vista favorece las relaciones sociales y ayuda al directivo a salir de la soledad de su despacho.