9+1 enemigos que te impiden aprender y avanzar
16670
post-template-default,single,single-post,postid-16670,single-format-standard,bridge-core-2.2.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-21.0,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

9+1 enemigos que te impiden aprender y avanzar

“NO TENGO TIEMPO”, “ya me he formado suficiente” o “qué me pueden enseñar esas personas a mi” son algunas de las excusas que a menudo nos pasan por la cabeza cuando nos enfrentamos a conocimientos nuevos o incluso puntos de vista diferentes al nuestro. Sin embargo, este tipo de barreras nos impide acceder a aprendizajes no sólo académicos sino también experienciales de gran valor para nosotros y para quienes nos rodean.

Estos ENEMIGOS DEL APRENDIZAJE se ocultan en las personas, pero también en las organizaciones, y en muchas ocasiones son los responsables de que las empresas no sean capaces de transformarse o de dar un cambio positivo a su gestión.

¿Cómo podemos vencer esta resistencia? En primer lugar debemos identificar estos enemigos y aprender a trabajar con ellos. El experto en liderazgo Fredy Kofman, plantea en su libro “Metamanagement” los diez más comunes:

  1. La CEGUERA: no somos conscientes de nuestra propia ignorancia.
  2. El MIEDO: nuestra autoestima nos impide reconocer que no sabemos algo.
  3. La VERGÜENZA: el miedo al ridículo paraliza nuestro afán por aprender.
  4. La TENTACIÓN: pensamos que “es más fácil tirar balones fuera”.
  5. El ORGULLO: pedir ayuda implica reconocer que necesitamos a otros para aprender.
  6. La ARROGANCIA: creemos que ya sabemos todo y que no necesitamos aprender más.
  7. La PEREZA: prepararse requiere esfuerzo.
  8. La IMPACIENCIA: queremos saber todo ya, pero el aprendizaje lleva tiempo.
  9. La DESCONFIANZA en el instructor o en uno mismo. Necesitamos dejarnos guiar por quien nos enseña.
  10. El ENFADO: somos incapaces de comprender la razón de una práctica o ejercicio.

¿Has identificado alguno de estos enemigos en tu organización? ¿Te has visto reflejado en alguna de estas afirmaciones? Si es así, ya has dado el primer paso para atajarlos. ¡Adelante!