Humanizar las relaciones en el trabajo y fomentar el talento de las personas, la mejor inversión para las empresas - P+i
17059
post-template-default,single,single-post,postid-17059,single-format-standard,bridge-core-2.2.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-21.0,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

Humanizar las relaciones en el trabajo y fomentar el talento de las personas, la mejor inversión para las empresas

Cuando logramos nuestro primer trabajo, una de las primeras cosas que hacemos es invitar a nuestros padres a comer en un buen restaurante. Curiosamente, años después terminamos queriéndonos jubilar antes de tiempo. ¿Qué ha pasado?

Humanizar las relaciones en la empresa

Cada persona tiene su forma de expresarse, sus propios deseos y motivaciones. Photo by Helena Lopes from Pexels.

Cada caso es particular, pero se ve claramente una tendencia al desánimo y a la separación entre la vida personal y la vida laboral. La persona sigue siendo ella misma esté donde esté, y si esa persona está “quemada” va a ser muy malo para ella misma, pero además, muy malo para el rendimiento de su empresa. En definitiva, un problema para todos. Por eso, en P+i nos parece tan importante que en las empresas hagamos todo lo posible para humanizar las relaciones en el trabajo.

Humanizar es entender que una persona no es sólo su puesto de trabajo.

Cada persona tiene su forma de expresarse, sus propios deseos y motivaciones, sus propios intereses y sus circunstancias concretas en la vida. Conocer esos aspectos, los cuales forman parte de lo que llamamos talento, es absolutamente necesario para conocer cómo esa persona puede participar en el proyecto empresarial. Nos estamos refiriendo al talento actitudinal y competencial, no tanto a la inteligencia ni a la capacidad funcional, aunque también.

Conocer el talento de cada persona es absolutamente necesario para conocer cómo esa persona puede participar en el proyecto empresarial.

Afortunadamente, disponemos de muchas herramientas y conocimientos metodológicos para mejorar notablemente el talento de las personas. Todas aquellas organizaciones que, por vocación, se sientan abiertas al futuro y a los cambios tienen en su mano la oportunidad de invertir en mejorar el talento de sus personas. Esto supone invertir en desarrollar y potenciar las competencias transversales más necesarias, algunas de las cuáles son: resiliencia, flexibilidad, responsabilidad personal, gestión del conflicto, comunicación, trabajo en equipo, creatividad, entre otras.

En P+i ayudamos a las empresa y sus personas con estos temas, pero… “primero lo primero”.

Quienes detentan el poder y la capacidad de orientar el rumbo empresarial (o de pararlo) deben ser los primeros en ir por delante. Deben ser los primeros en encontrarse con las pegas, emociones y sentimientos que origina el esfuerzo de aprender cosas nuevas y relevantes, y deben ser los primeros en identificar conductas a cambiar. Solo así podrán ayudar después al resto de sus compañeros en el cambio, en el aprendizaje de calado, en innovar, y en definitiva, en generar la afinidad suficiente entre todas las personas para que deseen seguir juntas y no jubilarse.