¡Tus resistencias no son las mías! - P+i
17145
post-template-default,single,single-post,postid-17145,single-format-standard,bridge-core-2.2.3,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,footer_responsive_adv,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-21.0,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.1,vc_responsive

¡Tus resistencias no son las mías!

Claves para afrontar con éxito los procesos de cambio y transformación

Suelen decir que “A quien no sabe hacia donde ir, todos los vientos le son desfavorables”, pero en las empresas y organizaciones es habitual que, una vez que se decide hacia donde ir, se produzcan importantes resistencias internas a esos cambios y transformaciones.

Resistencia al cambioSegún un estudio liderado por Right Management (2019), el 75% de los directivos encuestados manifestó que sus colaboradores se resisten a los cambios, poniendo la productividad y el compromiso en un serio riesgo.

La RESISTENCIA a los cambios es uno de los grandes caballos de batalla en empresas y organizaciones. En muchas ocasiones, la problemática viene de que la gente no sabe hacia dónde va ni por qué. Pero no sólo debemos explicar qué va a cambiar, sino que debemos ir más allá y considerar que cada persona implicada por esos cambios va a preguntarse, mentalmente, lo siguiente: “¿qué va a cambiar para mi?”.

Preparar a las personas

Aquí tenemos una de las claves de los procesos de cambio y transformación, y es que debemos preparar a las personas conociendo y anticipando a qué tipo de cuestiones se van a resistir y no sólo por el cambio en si, sino también por la forma concreta en que cada persona reacciona ante estos cambios y nuevos escenarios. En este proceso de preparación se debe incluir a los líderes del cambio, que también son personas y llevan sus propias resistencias.

Debemos preparar a las personas conociendo la forma concreta en que cada persona reacciona ante estos cambios

Afortunadamente, hoy día disponemos de herramientas tecnológicas fiables que nos facilitan poder conocer nuestras claves de comunicación, estilos de conducta y motivaciones con los cuales nos sentimos más a gusto y somos más eficientes.

Preparar a las personas ante cambios supone dedicación y conocimiento, y requiere generar entornos de comunicación para que puedan manifestarse las inquietudes o dudas que surjan. Una vez hecho ese trabajo, las resistencias seguirán estando ahí, pero sabremos identificar sobre qué personas trabajar dependiendo de cómo les afecte cada cambio, consiguiendo más velocidad en las implantaciones, menos desperdicio de recursos y un mejor entorno de trabajo.